Roldán y Lo Ferro

En el pleno celebrado en el ayuntamiento de Torre Pacheco, el 3 de noviembre, nuestro concejal, Francisco Ramón Martínez Meroño, preguntó a la conceja-delegada de los Servicios Municipales, Mantenimiento de Edificios Públicos Municipales, Parques y Jardines, Dña. Josefa Marín Otón, a qué se debía el lamentable estado del parque infantil “Villa Ángela”. A esta pregunta la concejal respondió que  el parque se encontraba actualmente en perfectas condiciones “a excepción de seis losetas de caucho que deben haberse llevado los niños”, apoyaba además estas afirmaciones en unas supuestas fotos que un familiar suyo había hecho la misma tarde del 3 de noviembre.

El pasado viernes 11 de noviembre nuestro concejal volvió al parque “Villa Ángela” para comprobar su estado, lo hizo acompañado de la policía municipal a quien pidió que enviase un informe de su estado al ayuntamiento. En la siguiente galería se puede comprobar el estado de abandono del parque y el peligro que representa para los niños que juegan en él.

Villa Ángela

En nuestro repaso a los puntos negros del municipio de Torre Pacheco continuamos con algunos ejemplos de Roldán y Lo Ferro:

En la calle Cristobal Colón ( la entrada principal a Lo Ferro) son imprescindibles marcas viales, así como un espejo de seguridad, como ya lo hubo, en la curva de casi 90º  que es transitada todos lo días por vehículos pesados.

En la intersección de las calles Cristobal Colón, Nuñez de Balboa y Hermanos Pinzón han ocurrido muchos accidentes por no haber señalizaciones claras que especifiquen la preferencia. Una adecuada señalización y la mejora del piso son imprescindibles.

Por la calle Nuñez de Balboa, donde los niños juegan habitualmente, pasan los coches a muchas velocidad. Son necesarios unos resaltos que obliguen a reducir la velocidad a los vehículos. Además exigimos la creación de un parque infantil en Lo Ferro.

Los parques infantiles de Plaza del Belén, los dos de Villa Ángela (C/ Murillo), y el parque de La Rambla (en la avenida de Balsicas), están en un estado de abandono total, la mayoría de los columpios son más un peligro que una diversión para los niños.

Es imprescindible reordenar la entrada al polígono industrial. La mala señalización obliga a los vehículos que quieran ir desde el polígono hasta el pueblo a salir primero hasta la redonda de las afueras para volver hacia atrás. Por eso la mayoría de los vehículos atraviesan la línea continua para evitar semejante rodeo.

 

En el cruce de la calle Julián Romea con el camino de Los Guillenes, hace falta un espejo de tráfico. Se trata de un punto donde se encuentran de frente vehículos agrícolas y coches de los vecinos.

La rambla del pueblo no tiene salida de agua. Nunca se limpia. Cuando llueve, se estanca y se llena de mosquitos. Además hay una torre eléctrica al borde de la rambla con peligro de caerse. Las actuaciones de acondicionamiento son imprescindibles y urgentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *